jueves, septiembre 09, 2021

Muerte


Si no nos determinanos a tragar de una vez la muerte y la falta de salud, nunca haremos nada... ¿Qué va en que muramos?... y creed que esta determinación importa más de lo que podemos entender, porque de muchas veces que poco a poco lo vamos haciendo, con el favor del Señor quedaremos señores del cuerpo.

Auclair, Marcelle. (1991). La vida de santa Teresa de Jesús. Madrid: Ediciones Palabra. Colección Arcaduz. Pág. 66

 

Vigilantes


 

Todos los que militáis

debajo de esta bandera,

ya no durmáis, no durmáis,

pues que no hay paz en la tierra.

Si como capitán fuerte

quiso nuestro Dios morir,

comencémosle a seguir,

pues que le dimos la muerte.

Oh, qué venturosa suerte

se le siguió de esta guerra!

Ya no durmáis, no durmáis,

pues Dios falta de la tierra.

Con grande contentamiento

se ofrece a morir en cruz

por darnos a todos luz

con su grande sufrimiento.

Oh glorioso vencimiento!

Oh dichosa aquesta guerra!

Ya no durmáis, no durmáis,

pues Dios falta de la tierra.

No haya ningún cobarde!

Aventuremos la vida!

Pues no hay quien mejor la guarde

que el que la da por perdida.

Pues Jesús es nuestra guía,

y el premio de aquesta guerra.

Ya no durmáis, no durmáis,

porque no hay paz en la tierra.

Ofrezcámonos de veras

a morir por Cristo todas

y en las celestiales bodas

estaremos placenteras.

Sigamos esta bandera,

pues Cristo va en delantera.

No hay qué temer, no durmáis,

pues que no hay paz en la tierra.

No hay qué temer, no durmáis,

pues que no hay paz en la tierra.

Todos los que militáis debajo de esta bandera ya no durmáis, no durmáis, pues que no hay paz en la tierra. Si como capitán fuerte quiso nuestro Dios morir, Comencémosle a seguir pues que le dimos la muerte. ¡Oh qué venturosa suerte se le siguió de esta guerra! Ya no durmáis, no durmáis, pues Dios falta de la tierra. ¡No haya ningún cobarde! ¡Aventuremos la vida! Pues no hay quien mejor la guarde que el que la da por perdida. Pues Jesús es nuestra guía, y el premio de aquesta guerra. Ya no durmáis, no durmáis, porque no hay paz en la tierra” Mine coins - make money: http://bit.ly/money_crypto


Mine coins - make money: http://bit.ly/money_crypto

 

Todos los que militáis debajo de esta bandera ya no durmáis, no durmáis, pues que no hay paz en la tierra. Si como capitán fuerte quiso nuestro Dios morir, Comencémosle a seguir pues que le dimos la muerte. ¡Oh qué venturosa suerte se le siguió de esta guerra! Ya no durmáis, no durmáis, pues Dios falta de la tierra. ¡No haya ningún cobarde! ¡Aventuremos la vida! Pues no hay quien mejor la guarde que el que la da por perdida. Pues Jesús es nuestra guía, y el premio de aquesta guerra. Ya no durmáis, no durmáis, porque no hay paz en la tierra” Mine coins - make money: http://bit.ly/money_crypto


Mine coins - make money: http://bit.ly/money_crypto

 

Contemplación

 


 (...) Teresa va a probar al mundo que la contemplación es la más poderosa palanca de la acción. (...)

Auclair, Marcelle. (1991). La vida de santa Teresa de Jesús. Madrid: Ediciones Palabra. Colección Arcaduz. Pág. 124

 

Ganar el cielo

 


El cielo se gana mediante la obediencia y el olvido de uno mismo, no por deseo de gracias sobrenaturales; los arrobamientos y los éxtasis acreditan la bonda de Dios, pero no nuestras perfecciones.


Auclair, Marcelle. (1991). La vida de santa Teresa de Jesús. Madrid: Ediciones Palabra. Colección Arcaduz.Pág. 126.

Lo más visto